• Las Musicalizadas del FestiFreak: un recorrido por los dispositivos cinematográfico y televisivo en “El Incidente Max Headroom” y “El ruido del fuego”
    Para la puesta en escena de “El Incidente Max Headroom”, instalaron televisores de rayos catódicos sobre una plataforma de madera y una gran cantidad de cinta magnética enredada entre ellos y las chatarras metálicas, que parecían salidas de la trama de la película. El proyector de 35 mm fue ubicado en un sector protagónico de la instalación, iluminado de tal modo que se acentuaba su presencia. Al mismo tiempo, una cámara tomaba imágenes en vivo del proyectorista cambiando los rollos, las cuales se transmitían en la pantalla principal(…)
  • La lógica del misterio. Entrevista a Francisco Lezama, docente de historia del cine
    Se termina dando lo que Mauricio Kartun llama la óptica del “reo modo”, que es una forma de pensar las disciplinas artísticas, de un tiempo a esta parte, que tiene que ver, como dice Kartun, con que “el teatro teatra”: una especie de discurso que implica un repliegue de la disciplina sobre sí misma, como si se pudiera justificar por sus propios medios, por su propia gracia. Hay algo de eso que trato de comentarles a los alumnos, para que entiendan que es desde ahí desde donde muchas veces la cinefilia lee el cine(…)
  • Imágenes y contexto en “Elephant”, de Alan Clarke
    La obra de Clarke es una paradoja en sí misma: contextualiza el momento histórico que las imágenes ficcionales van a representar, y al mismo tiempo realiza una brutal descontextualización de dichas imágenes, en tanto que constituyen una serie de asesinatos que no podemos personificar de forma concreta. Tanto los asesinos como las víctimas permanecen anónimos, y su paso por la película es fugaz: realizan el acto violento o son consecuencia de él, y la siguiente escena se olvida de ellos, mostrando otra tesitura diferente sin aportar información sobre su distancia geográfica, su relación temporal o sus motivos subyacentes(…)
  • Una cinemateca imaginaria de Luc Moullet
    Crítico de los Cahiers du cinéma en los años 50, Luc Moullet realizó una cuarentena de cortos y largometrajes entre 1960 y 2014. Obras a menudo presentadas como la vertiente burlesca de la Nouvelle Vague, con un estilo disparatado. En 2002 elaboró para la Biblioteca de Cine la lista de películas de su cinemateca imaginaria.
  • El cine sonoro norteamericano previo a la censura: una introducción al pre-code
    Las películas de este periodo suelen ser caracterizadas como irreverentes, desenfrenadas, excéntricas, impúdicas, bizarras. Seguramente parezcan adjetivos un poco exagerados al verlas hoy en día, pero no si se las compara con las producciones que las siguieron. Lo que es innegable es que muchas de las situaciones y actitudes de los personajes de estas producciones se parecen más a las representaciones en el cine contemporáneo que a las inmediatamente posteriores, y seguramente en ello resida parte de su encanto: nos permiten comprobar que la transgresión en el cine norteamericano no es un invento de 1970(…)
  • Instantáneas metropolitanas (Fray Mocho, 1894)
    “El siguiente artículo, publicado originalmente en el diario La Mañana de La Plata el 29 de octubre de 1894, constituye un documento de relevancia al ser el primer testimonio escrito que se preserva sobre la llegada a Argentina del kinetoscopio (…) El futuro fundador de la revista Caras y Caretas, activo artífice en la difusión local de los novedosos aparatos audiovisuales, vislumbró un indudable carácter popular en el cine. Con su fervorosa desfachatez, Fray Mocho también inauguró una forma de vivenciar y escribir sobre las películas, desde una abolición de la solemnidad que hoy mismo es bienvenida.” (De la introducción de Sebastián Santillán)
  • El Apocalipsis según Ferreri. A propósito de “Il seme dell’uomo” (Marco Ferreri, 1969)
    Érase una vez gente a la que le importaba el mundo. Por ejemplo, los italianos. Por ejemplo, Marco Ferreri. Y érase también que Marco Ferreri pertenecía a esa estirpe de directores italianos que tenía una gran virtud (además de la de hacer buenas películas, o quizá por eso mismo): se cagaba en todo(…)
  • “Cada vez es más difícil conseguir pantallas para el cine documental, sobre todo en sus formas más experimentales, militantes o colectivas”
    Tatiana Mazú González es realizadora documental, experimental y artista visual. Cursó la Licenciatura en Artes Audiovisuales de la UNA, formó parte del colectivo de cine Silbando Bembas, y actualmente integra Antes Muerto Cine. La entrevistamos para Taipei a raíz del reciente “mal llamado estreno comercial” de su primer largometraje en solitario, “Caperucita roja”, de 2019. Su obra se completa con el corto “La Internacional” (2015) y los largos “El estado de las cosas” (2012, codirigido junto a Joaquín Maito) y “Río Turbio” (2020).
  • La Jetée: Academia Uno (J. G. Ballard)
    En julio de 1966, J. G. Ballard fue invitado a escribir el editorial del número 164 de la revista “New Worlds”. Se trata de un texto, breve y significativo, sobre “La Jetée”, el clásico de Chris Marker de 1962, cuyo estreno en el Reino Unido ocurrió recién en marzo del 66. El trabajo en torno a la memoria y los universos extrañados conecta a la película de Marker con la obra del escritor británico. Esta es, hasta donde sabemos, su primera traducción al español.